sábado, 4 de diciembre de 2010

Sea

Sueño que viajo a Uruguay. Miro fotos. Recuerdo colores, olores, sabores, sonidos.
Extraño la playa y la calma, el grupo y el faro.
Las papas con champiñones, los bocadillos de algas, el medio y medio, el atún sin lata, el chivito canadiense y los alfajores Punta Ballena, aunque los fabriquen también en Bernal.
Añoro el ruido del mar, las puestas de sol, los paseos tranquilos, las noches sonrientes.
Sueño que vuelvo a caminar por Ciudad Vieja hasta la librería , y de repente estoy en La Pedrera con la piel ardida en otra librería entre novelas inglesas, velas y tannat.
Uruguay es mi refugio mental, es el lugar donde siempre fui feliz. Pequeño y a la vez, vasto territorio de almohadas y arena.
Cuando necesito volver aunque sean por un instante, pongo una canción de Drexler.
Y pienso cuánto más tardaré en ver el mar.

6 comentarios:

Isabel dijo...

Muy bellas imágenes.

Moni dijo...

Ahí corregí la entrada, porque faltaba lo más importante: el grupo y el faro. Gracias a las cuatro por todo, otra vez.

Ailincita dijo...

Suena bien, me diste ganas de conocer Uruguay.
Un saludo

Tatito dijo...

Y nosotros que estamos de este lado a veces no nos damos cuenta de lo que tenemos tan a la mano.

Precioso post y muy lindas imagenes mentales. Un PLACEr saber que Uruguay te provoca todo eso...

Besos desde Montevideo.

Javier.-

Moni dijo...

Gracias por los comentarios!

christian dominguez dijo...

parece un viaje frustrado